Saltar al contenido
Vecinos Informados

Los cárteles usan cada vez más submarinos de Colombia a México. Univisión viaja al fondo del mar

2 Diciembre, 2019

Ciudad de México, 2 de diciembre (Univisión).– Al asomarse por la escotilla del sumergible que llevaba mil 202 kilos de cocaína a alguna playa desolada en Centroamérica, en medio del mal tiempo y con los motores averiados, Jaime Valencia Mina vio un helicóptero de la Guardia Costera de Estados Unidos volando exactamente sobre su cabeza.

El pescador del empobrecido puerto de Buenaventura, Colombia, ya sabía lo que le esperaba esa tarde de julio de 2018 en medio del Pacífico.

Lo había vivido en el 2011 en el Caribe, en otro sumergible más grande y aparatoso que hoy adorna un museo naval de Honduras. En esa ocasión cumplió seis años de prisión en Estados Unidos, ahora está pagando 27.

Lección no aprendida, admitió Valencia desde una cárcel federal de Florida.

“Siempre la necesidad de vivir mejor, la esperanza de comprar una casa grande, de pagar la universidad a mis hijos y me gusta la buena vida”, explicó. “Ya tenía una casita pequeña, quería una casa más grande, eso fue lo que me presionó, pero no valió la pena”, agregó.

Jaime Valencia, pescador colombiano, fue capturado a bordo de un narco sumergible y ahora cumple una condena en Estados Unidos. Foto: Cortesía familia Valencia

Jaime Valencia Mina ya había cumplido una condena por trasladar droga, pero aceptó trasladarla nuevamente. Foto: Cortesía familia Valencia

Valencia, de 53 años, es sólo uno de cientos de humildes pescadores de Colombia, Ecuador y México que languidecen en cárceles de Estados Unidos condenados a penas superiores a las que cumplieron los dueños de la droga que transportaron. Ellos son el factor residual de la nueva bonanza de exportación de cocaína de Colombia en sumergibles claustrofóbicos e inseguros que llegan a puertos de Centroamérica y México sorteando toda clase de peligros.

“Es una experiencia suicida, una tragedia”, advierte Valencia. “La gente no sabe si va a sobrevivir o no”.

De acuerdo con la Armada Nacional de Colombia, este año se batió récord de capturas de este tipo de embarcaciones. Según la portavoz de la institución, hasta octubre se habían capturado 29, en comparación con 26 en el mismo mes del año pasado.

Algunos oficiales de la Armada le dijeron a Univisión Investiga que las cifras son el resultado de una mayor eficacia de las autoridades.

Uno de ellos, Nelson Ahumada, comandante de la Brigada de Infantería Marina número 4, calcula que el índice de éxito de su fuerza es un 70 por ciento.

En el trasfondo hay una realidad menos debatible: Colombia sigue siendo el mayor exportador de cocaína del mundo y el 90 por ciento del producto sale por vía marítima.

El verano pasado, las imágenes de una patrulla de la Guarda Costera de Estados Unidos persiguiendo un semisumergible, mientras uno de los oficiales grita en un español improvisado “Altow tu barcow’’, se volvieron virales y revelaron la extraordinaria capacidad mercante de los narcos: el valor de la cocaína incautada superó los 200 millones de dólares, una cifra equivalente a un 20 por ciento del presupuesto anual de defensa de todos los países de Centroamérica. En un solo barco.

Nelson Ahumada Ojeda, Comandante de la Brigada de Infantería de Marina número 4 de Colombia. Foto: Gerardo Reyes, Univision Investiga

Siguenos

Grupo Noticias Telegram

Anunciate con nosotros

Abrir chat