Saltar al contenido
Vecinos Informados

El anillo que permitió atrapar al sospechoso del feminicidio de Blanca Arellano en Perú

noviembre 18, 2022

Blanca Arellano conoció a un peruano a través de una aplicación de videojuegos en línea. Viajó de México, su país, hasta Lima y llegó a convivir con él. Hace 10 días desapareció. Este jueves ha sido capturado Juan Pablo Villafuerte, su pareja y principal sospechoso de su asesinato. Un anillo de plata flotando sobre el mar de Huacho, una provincia al norte de Lima, fue la primera pista que ayudó a los investigadores a desenmarañar el caso más brutal de feminicidio en Perú. La joya estaba encajada en un dedo sin huellas dactilares de un cuerpo que había sido descuartizado.

El pasado 9 de noviembre un hallazgo estremeció a los pescadores del puerto de Huacho, en la playa de Chorrillos. Encontraron primero una cabeza sin rostro y, horas después, un brazo. Al día siguiente, en un canal de regadío colindante a la playa, emergió el torso de un cuerpo sin órganos. Tres días después, a través de las redes sociales, la sobrina de una ciudadana mexicana llamada Blanca Arellano Gutiérrez, de 51 años, denunció que su tía estaba desaparecida, que habían perdido comunicación con ella desde el 7 de noviembre y que su pareja, Juan Pablo Jesús Villafuerte Pinto, un peruano, de 37 años, estudiante de Medicina, se había mostrado esquivo. Al punto de decirle a su familia que Blanca se había aburrido de él y había tomado la decisión de regresar a México.

Aunque Villafuerte Pinto negara, días después, haber tenido una relación sentimental con Blanca Arellano, lo cierto es que ambos se conocieron mediante grupos de videojuegos en línea durante la pandemia. Hubo afinidad y en julio de este año, Arellano, licenciada en Turismo, llegó a Lima para vivir con Villafuerte Pinto, en la casa que alquilaba en la ciudad de Huacho.

No pasaron muchos días para que los peritos de criminalística tuvieran la certeza de que el anillo pertenecía a Blanca Arellano. Encontraron demasiadas similitudes con un anillo que la víctima lucía en fotografías publicadas en sus redes sociales. El martes 15, agentes del Departamento de Investigación Criminal ingresaron a la casa de Villafuerte Pinto, quien guardó silencio durante el interrogatorio policial, y realizaron una prueba de luminol para aflorar manchas de sangre latentes en diversas zonas del lugar. Las pruebas son irrefutables: se hallaron rastros en el baño, el lavadero, artículos de limpieza e incluso en el colchón. También hallaron ropa de mujer, unas maletas y una bandera de México.

Fue recién ese día, una semana después de la desaparición de Blanca Arellano, que la Fiscalía solicitó al Poder Judicial una orden de detención preliminar contra Villafuerte Pinto. Después de horas de incertidumbre, el presunto asesino fue capturado la tarde del jueves en el distrito de Villa El Salvador, en Lima. No solo está acusado de feminicidio, sino que es sospechoso de tráfico de órganos. Los peritos en criminalística sostienen que las mutilaciones, sobre todo la desfiguración del rostro, fue realizado por un especialista, pues se trata de cortes sin irregularidades. Y que probablemente no lo realizó solo. La familia de Blanca Arellano se encuentra en la capital peruana para realizar las diligencias correspondientes a la formalización de la identificación.

Únete al grupo y canal de Telegram y tendrás:
-Recargas de tiempo aire
-Códigos para retirar dinero
-Contenido sin censura