Saltar al contenido
Vecinos Informados

Costó 600 millones y operó unos meses. El Auditorio de Tecámac, de Eruviel Ávila, está hoy en ruinas

13 Enero, 2020

Tecámac, Estado de México, 13 de enero (SinEmbargo).- La alfombra de pasto sintético está rota, el techo ya está visiblemente afectado por el sol, unas telas rojas decorativas ya están deterioradas y algo que pretendía ser unas escaleras o más espacio para pasto sintético es solo tierra y piedra.

Así luce hoy la “obra cultural” más importante del Estado de México, según lo dijo en 2017 el entonces Gobernador de la entidad, Eruviel Ávila Villegas, hoy Senador de a República por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El Auditorio Metropolitano de Tecámac nunca fue ni lo más cercano a eso que se prometió. Funcionó para albergar mítines de Enrique Peña Nieto previo a la elección de Gobernador -en la que terminó victorioso Alfredo del Mazo Maza-, luego se rentó para eventos privados, se hicieron algunos conciertos y luego, sin más, ocho meses después de inaugurado, se cerró de manera indefinida.

Tras la toma de protesta de Del Mazo, se dio a conocer que ese nuevo Gobierno lo pondría en venta porque mantenerlo no era rentable, ya que necesita de dinero y cuidados similares a los del Auditorio Nacional, según reveló una fuente al interior de la administración priista. En enero del año pasado, las autoridades informaron que estaban en vías de preparar un concurso para concesionar el recinto, pero hasta el momento no se ha anunciado algo al respecto.

Fue una decisión explícita del propio Gobernador y de su equipo no destinar recursos al mantenimiento del Auditorio, ya que se necesita dinero para el mantenimiento, para concluir la obra y para financiarlo, justo como funcionan los centros de espectáculos en otras partes del país y del mundo.

Son 600 millones de pesos los que están ahí invertidos en un inmueble que no se utiliza. Ahí, en medio de los olores fétidos, de avenidas en las que los semáforos no funcionan y con terrenos abandonados.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que en un inicio la obra se proyectó con un costo de 430 millones de pesos y sería construida en 307 días, pero el monto aumentó 169 millones 929 pesos, ya que el costo final fue de 600 millones de pesos, un incremento del 39.5 por ciento; los días de construcción pasaron de 307 a 553 días y faltó por comprobar el uso de 34 millones 999 mil pesos.

Siguenos

Grupo Noticias Telegram

Anunciate con nosotros

Abrir chat