DRAMA: Arisbeth fue secuestrada afuera de una tienda en Ecatepec y nadie volvió a verla

ECATEPEC, Méx.- 12 DE SEPTIEMBRE DE 2018.- Más de cinco años de angustia, desesperacion,  dolor, sufrimiento y un calvario ha vivido la madre de Arisbeth,  la menor de sus hijas que a sus 15 años fue sustraída por un desconocido en el poblado de Santa María Chiconautla, caso que a las autoridades no les ha importado investigar y que asegura nada le impedirá seguir su lucha y no se dará por vencida hasta encontrarla.

El martirio llegó a la casa de Irma el 23 de febrero de 2013, después de que su hija Arisbeth Sánchez Izalde, quien salió de su domicilio acompañada de su hermano a comprar golosinas a una tienda ubicada a tan solo cien metros de su hogar, fueron raptados por un sujeto que los interceptó en el entronque de las calles  Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo.

El individuo gordo y con corte tipo militar, primero les preguntó por la ubicación de un centro de salud, después  sacó un arma y los obligó a subir a una camioneta tipo Windstar, color verde.

Fueron varias horas que el plagiario recorrió las calles hasta esposar a Arisbeth, la menor que acababa de cumplir quince años, y en Ojo de Agua, en el municipio de Tecámac,  liberó al hermano pequeño de 10 años  y emprendió huida con la adolescente.

Al encontrar al pequeño que fue el que dio a conocer lo que había pasado, los padres, atormentados, además de haber realizado la denuncia  que quedó  registrada  en la FGJEM con Número de Carpeta  344610360176713 y  974/EXT/2014 en la PGJ, por la desaparición, continuaron con la búsqueda de Arisbeth, pero hasta la fecha nada se ha sabido de ella.

Las primeras semanas, como se recordará, el padre de la víctima, junto con elementos de la hoy fiscalía comenzaron a investigar, sin embargo, no lograron dar con su paradero y poco a poco las autoridades fueron dejando el caso en el olvido.

Ya son más de  cinco años que la familia ha vivido una pesadilla y  han tenido que enfrentar un calvario, recorriendo lugares y solicitando ayuda en instituciones de impartición de justicia, tanto municipal, estatal y federal, donde el personal es  insensible al dolor que atraviesan, porque no se han esforzado en efectuar  una averiguación profesional para poder localizarla.

Como se muestra en la imagen, ya existe una recompensa de 300, 000 mil pesos para quien proporcione datos sobre el paradero de Arisbeth, sin embargo, tampoco ha dado resultados, porque extrañamente no hay rastro de ella, ni del individuo que la secuestró.

Semefos, hospitales y procuradurías son los lugares que han visitado para localizar a su hija, e incluso hace años, una servidora del área de trata de personas les mostró varias prendas de jovencitas, pero ninguna pertenencia a las de su hija y aunque les comentaron que había sido encontrada muerta, solo fueron rumores, porque al llegar a la PGJ, la funcionaria que les informó jamás llegó y tampoco les mostraron ningún cuerpo, por lo que ese hecho no se confirmó.

Irma señaló que  han transcurrido los años y ante la apatía de las autoridades que no tienen ningún avance del caso, se ha tenido que convertir poco a poco en investigadora, porque no pierde la fe  y no se dará por vencida hasta encontrar aunque sea viva o muerta a su hija, que tiene que estar en algún lugar de este país.

La menor cursaba el tercer año de secundaria  y estaba lista para realizar el examen para ingresar al bachillerato, y que solo salió a comprar golosinas pero ya no volvió a su hogar, hecho  que destrozó a sus padres, que  día con día se preguntan ¿dónde está Arisbeth?.

A pesar de que solo  recibieron falsas esperanzas de autoridades que investigaban y aunque el dolor los esté consumiendo, agotarán todos sus esfuerzos para hallar a Arisbeth, que actualmente cuenta con 20 años de edad.

Comentários no Facebook